¿A quién nos encomendamos primero para salvar el mundo?

Estamos todos hasta arriba de superhéroes. Yo el primero, si, lo reconozco. Las versiones cinematográficas han puesto en el punto de mira a todos los pesos pesados de Marvel y DC (recemos porque no lo intenten con Aquaman, por favor) y hoy en día el tema está en la boca de cualquiera, hasta en la sopa. Pero es que nos gustan los supertipos. Siempre nos han gustado. Son buena gente, salvan el mundo en trajes de licra, ponen la bandera de los Estados Unidos en lo alto del Everest para molar aún más y, si hace falta, dejan de partirle el culo a Kingpin para llevar lentejas a la riojana a los niños de África (eh, no es coña, leed The Authority y veréis que esos si que saben hacer las cosas, secuestrando dictadores y ensuciándose las manos como Dios manda). Pero entremos en cuestión. Algo que siempre me trajo mucho de cabeza fue el poder de los supertipos. ¿Quién era más poderoso? Sabemos perfectamente que Lobezno o cualquiera de los X-Men podría poner en su sitio a Daredevil, todo sea dicho, pero cuando subimos un escalón nos topamos con la pregunta irresoluble. Obviamente, cada frikazo de los cómics tendrá sus favoritos pero un servidor os deja con su ránking ascendente particular de SSP (seres superpoderosos).

 Wonder Woman:

Empiezo mi Top-10 con una mujer para que las feministas de turno no se me echen encima con lo de que “el mundo de los cómics es terreno del patriarcado más rancio y aleccionador de la juventud”. La señorita Maravilla inaugura esta compilación, pero igualmente podrían hacerlo Jenny Sparks, el Espíritu del Siglo XX; la guerrera kherana Zealot o Jean Grey, especialmente tras su transformación en Fénix Oscura. Pero centrémonos en el personaje que nos ocupa. Con un ratio de envejecimiento prácticamente nulo, dotada de una gran fuerza física y siendo experta en todas las técnicas de combate existentes (recordemos que sus compañeros de la Liga de la Justicia la reconocen como Diosa), Wonder Woman defiende el orden mundial con su indestructible látigo mágico, que también funciona las veces como suero de la verdad. Irónicamente, pierde sus poderes si es atada o esposada. Muy fetichista todo, sin duda alguna.


0514_wonderwoman

 Sentry:

La respuesta lógica de Marvel a lo que era Superman en DC, pese a que nunca llegó a cuajar al mismo nivel que sus compañeros de editorial, si bien en los últimos años parece recobrar cierto protagonismo. Bob Reynolds era un pobre infeliz, casado y con una grave adicción al alcohol, al cual le inyectaban una versión mejorada del suero del supersoldado (si, aquel con el que habían conseguido que el pelele de Steven Rogers consiguiese un culo de Miss Mundo y se convirtiese en el Capitán América). Fuerza sobrehumana, velocidad del rayo, proyección de campos de fuerza, control de la luz… Probablemente Sentry tenga uno de los abanicos de poderes más amplios del universo Marvel, pero, incluso a día de hoy, resulta extremadamente complicado saber con exactitud los límites de los mismos.

Sentry(Robert_Reynolds)

Son buena gente, salvan el mundo en trajes de licra, ponen la bandera de los Estados Unidos en lo alto del Everest para molar aún más y, si hace falta, dejan de partirle el culo a Kingpin para llevar lentejas a la riojana a los niños de África.

 Spartan:

Jack Marlowe, John Colt o Hadrian (este último mi apodo favorito, como comprenderán mis lectores), lo verdaderamente importante no es el sobrenombre tras el cual se esconda, si no su capacidad para liderar a los WildCATS y hacerles salir vivos y coleando de viajes al planeta Khera, enfrentamientos con los daemonitas o cualquier peligro interespacial que se precie. Realmente no es un ser vivo, al menos en el sentido estricto de la palabra. El bueno del John Colt original fue asesinado por Míster Majestic (al que trataremos más adelante) por diversos lances del destino, pero su conciencia y personalidad fueron transferidas a un robot de combate de clase Spartan, de ahí su alias de combate. Su poder y agilidad en el cuerpo a cuerpo rivalizan con las habilidades de los superhéroes más poderosos, pudiendo además emitir rayos de energía plasmática, pero el as en la manga de Spartan radica en que, si su resistente cuerpo mecánico es destruido, su conciencia es traspasada a uno de sus modelos robóticos de reserva, con el que puede continuar luchando.

Spartan_01

 Magneto:

Vale que este polaco no es un superhéroe. Ni siquiera es el más poderoso de los supervillanos (Onslaught, por ejemplo, tenía sus mismas habilidades, pero además era capaz de utilizar los mismos poderes telepáticos de Charles Xavier) pero, sin lugar a dudas, es probable que si preguntamos en plena calle a transeúntes aleatorios por el villano de cómic que primero se les viene a la cabeza, el primer puesto esté copado por el álter ego de Erik Lehnsherr. ¿Su poder? Controlar el metal y las energías magnéticas. Puede parecer simple, pero recordemos que, hoy en día, todo tiene metal, hasta la sangre humana (como esa curiosa escena al inicio de la desacertada X-Men 2) con lo que este superviviente de Auschwitz siempre se convierte en un verdadero quebradero de cabeza para Xavier, Cíclope y sus compañeros de aventuras.

magneto

 Hulk:

Una fuerza de la naturaleza, la potencia en su estado más puro. Stan Lee y Jack Kirby parieron a La Masa allá a comienzos de los años 60, como una versión moderna y monstruosa del afamado Dr. Jekyll y Mr. Hyde, obra de Stevenson.  Su poder, así como su tamaño, viene derivado de la cantidad de mala ostia que el pobre de Bruce Banner sienta en cada momento. A eso le aunamos una resistencia inhumana a condiciones extremas, llámense dolor agónico producido por un lanzagranadas o llámese cien grados bajo cero, y una regeneración de tejidos incluso más rápida que la de Lobezno, y hacemos de Hulk un agradable bichejo con el que nadie querría enfrentarse en un duelo.  Como nota curiosa, también ha sido el único superhéroe (si se le puede llamar así) en destrozar la credibilidad de Edward Norton y Eric Bana en apenas un lustro.

bds_hulk-serie_comic-02




 Doomsday:

Otro villano, lo se, pero… ¿realmente queréis que incluya a Green Lantern o a algún payaso semejante en este artículo? “La máxima forma de destrucción” es, probablemente, el único organismo que puede reclamar para sí el trofeo de haberse cargado a Superman. Si, vale, es un spoiler como la copa de un pino pero, vamos, si no fueseis asiduos a los cómics de DC no estaríais leyendo este apartado y habríais saltado ya al siguiente, que sale un rubio nórdico altamente fornicable. Proveniente del planeta Kripton, cómo no, Doomsday tiene, además una fuerza física y resistencia de niveles casi inimaginables, una capacidad de adaptación al entorno fuera de lo común, con lo que un ataque o treta nunca le hará efecto dos veces. Por si fuese poco, resucita cada vez que se le mata, volviéndose inmune al arma o ataque que le hizo fallecer previamente. Y… si, bueno, también salió en Smallville…

DOOMSDAY (1)

 

 Thor:

El Dios del Trueno, el hijo de Odín, proveniente del reino mítico de Asgard, que con su martillo Mjölnir puede convocar tormentas y maremotos y hacer temblar a todo aquel que ose plantarle cara. En condiciones normales, este vikingo puede levantar, como mínimo, unas 100 toneladas a pulso, que ya es bastante, pero mientras empuñe su arma se vuelve virtualmente invencible. Un poder así conlleva ciertos contratiempos, como la cólera, el descontrol o la soberbia, pero eso a las chatis se les olvida cuando mojan su ropa interior con ese tipo que se hace pasar por actor, Chris Hemsworth, quien encarna a nuestro querido asgardiano en la gran pantalla, atusándose su rubio cabello entre caras de circunstancias y poses para foto.

2007_09-app10

 Superman:

El Hombre de Acero, el superhéroe de siempre por excelencia. Puede que con un mero racimo de kriptonita le dé bastante por saco hasta la vecina del cuarto, pero puesto que este material escasea por la campiña adelante desde que cerraron la explotación minera de As Pontes, yo diría que Clark Kent tiene totalmente justificado su puesto en el pódium de defensores de la justicia. ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, es un tipo con los calzoncillos cosidos por encima de las mallas, que vuela a velocidades ultrasónicas entre los rascacielos de Metrópolis. Puede levantar edificios, aguantar tortas de quien se le ponga delante y tostar a la brasa a los villanos con su visión calorífica. Pero lo que seguro que nadie le quitará nunca es ser el más poderoso (y encantador) pagafantas del mundo de la viñeta.

bds_superman_comic-25

 Mr. Majestic:

Lord Majestros de Khera acabó en la Tierra hace cientos de años tras un accidente de la nave de exploración espacial en la que viajaba. Mr Majestic participó en el Team One de la Guerra Fría y en la primera encarnación de los WildCATS. Tras verse forzado a asesinar a John Colt, se autoexilió durante 30 años en el ártico, en una casita con huerta (chúpate esa Fortaleza de la Soledad), volviendo a las filas del equipo de operaciones encubiertas cuando los integrantes originales desaparecieron en una explosión, organizando él mismo a partir de entonces la caza de criminales por el mundo adelante. Por fuerza bruta, probablemente sea el organismo más potente de todo el universo de Wildstorm, pero Majestros también hace gala de ser virtualmente invulnerable al daño físico y ajeno al paso de los años. Puede mover planetas, usar la telekinesis, cruzar el Universo en cuatro meses como quien se da un crucero de placer y, además, tiene el cociente intelectual de un genio. Vale, es un borde, un pretencioso, acapara la atención de las féminas que no debe (ay, Némesis) y termina por desarrollar sentimientos paternales hacia una cyborg sociópata pero… ¿alguien da más?

3305687-7580905604-14179

 Dr. Manhattan:

Pues si, por increíble que parezca hay alguien que da más, y salió del ingenio del fabuloso guionista Alan Moore en 1986, con la publicación del primer número de Watchmen. Probablemente sus poderes no tengan un límite definido, si no que superan las capacidades de comprensión humanas. Es omnisciente, omnipresente y omnipotente. Explicándolo algo mejor, concisamente, y poniendo una pequeña parte de sus capacidades, Jonathan Osterman puede volar, teletransportarse a cualquier punto del universo que él desee o predecir el futuro. Es capaz de manipular la materia a niveles subatómicos, lo que significa que puede desintegrar objetos  únicamente con su mente, no puede ser destruido de ninguna forma, puesto que se regenera, como energía viviente que es y, al final de Watchmen se nos insinúa que posiblemente pueda crear vida a partir de la nada. Minucias, vamos. ¿Y cual es la trampa? Un tío tan maravilloso no da pie a una historia, pues solucionaría todo en segundos, ¿no? Pues el problema es que todo le da igual. Nada le importa lo suficiente como para mover un dedo y prefiere vivir en completa soledad, ajeno a lo que ocurre a su alrededor. ¿Qué sentido tiene preocuparte por las cosas cuando sabes exactamente todo lo que va a ocurrir, todo lo que la gente va a decir o a hacer y el porvenir de todos tus seres queridos, e incluso del propio planeta? Podría explicar más pero preferiré remitiros a la obra. Leedla. Ya.

Dr_manhattan

Y hasta aquí un repaso más o menos certero sobre los 10 supertipos que más nos tocan la fibra por sus poderes sobrehumanos, su capacidad de tocar los huevos a los guionistas cuando estos se ven ante semejante caudal de potencia y la de mantener en vilo a los fans. Queridos lectores y lectoras (y no tan queridos) os animo a proponerme los vuestros (y a comentar mi trabajo con apreciados comentarios del tipo de “oh, tío, ¿cómo has puesto a fulanito de séptimo y a menganito de quinto, si debería ser a revés porque…”), porque hay más, muchos más. Apollo de The Authority, Capitán Marvel, Iron Man o Thanos son sólo algunos de los que se quedan en el tintero por esta vez, así que, adelante, ya estáis tardando.

Special guest star… (tan tatachán…)

 Odín:

¿Pensábais que me podría olvidar del padre de todos los barbudos? El Rey de Asgaard se lleva la mención de honor de esta lista. Un tío que destruía galaxias como “daños colaterales” de sus duelos singulares y que, aún encima, luchó contra Galactus y le hizo recular, tenía que estar en algún lugar de la clasificación. Ahora duerme, dejando los asuntos de Asgaard en manos de su hijo, pero pobre del que se cruce en su camino cuando despierte.

(Imágenes cortesía de comicvine.com, wikipedia, powerlisting.wikia.com, laredso.com, westfieldcomics.com, hombredebronze.com, blogdesuperheroes.es, dc.wikia.com y werewolfshow.blogspot.com)