El Básquet Coruña ha venido para quedarse

La ilusión por el baloncesto vuelve a la ciudad de A Coruña. Tras más de una década alejados de las categorías de honor del baloncesto español, el Básquet Coruña logró hace dos años el objetivo de ascender a LEB Oro en los despachos, tras intentarlo sin éxito durante dos largos lustros en el parqué.

La primera aventura del club coruñés en la categoría de plata del baloncesto español ya es historia. Tuvo un espectacular arranque con cinco victorias pero un bajón de juego que llevó a la escuadra a coquetear con los puestos de descenso durante gran parte de la temporada, sin embargo, un buen final permitió al conjunto a disputar el play-off por el ascenso donde pudo tutear al River Andorra, segundo clasificado de la competición durante la fase regular del campeonato.

Sacada de baloncestozonal.blogspot.com

Imagen de la plantilla del curso pasado. Sacada de baloncestozonal.blogspot.com

El gran final de temporada invitaba al optimismo en el club herculino, pero a la vez suponía un problema para su directiva. Jugadores fundamentales como Zengotitabengoa, Suka-Umu, Kalé o Hernández-Sonseca subían de forma importante su caché haciendo casi inviable la renovación de gran parte de la plantilla. Las ofertas de equipos con mejores condiciones económicas y de categorías superiores no tardaron en llegar y poco a poco se fue deshaciendo la plantilla del curso anterior. A todo esto se unieron las dificultades que tuvo la directiva encabezada por Carlos Lamora para lograr los avales necesarios para garantizar la continuidad del club en la categoría. Este requisito se solventó casi en el último día de plazo dado por la Federación Española de Baloncesto. Por si no fuera poco el preparador Antonio Herrera dejaba  la entidad para formar parte del cuerpo técnico del Unicaja de Málaga.

El verano en los despachos se presentaba movido. Solo dos jugadores de la primera plantilla, Javi Lucas y Ángel Hernández, prolongarían su estancia en la ciudad gallega. También el joven Carlos Noguerol, que ya disfrutó de sus primeros minutos en LEB Oro, aunque su caso es distinto ya que cuenta con ficha del filial. Con este panorama la renovación de la plantilla se hizo inevitable, pero antes fue necesario encontrar un nuevo preparador. Todo parecía indicar que el club pensaba en alguien de perfil alto para tomar las riendas de la plantilla pero al final se decidió optar por una solución distinta, un hombre de la tierra, el preparador lucense Tito Díaz, gran conocedor del baloncesto en Galicia pero sin experiencia en las categorías de élite del baloncesto masculino.

“Se optó por una solución distinta, un hombre de la tierra, el preparador lucense Tito Díaz”

El nuevo técnico llegaba con las ideas claras, tanto en el tipo de jugadores que quería como en las claves en las que debe basarse el equipo para que lleguen los resultados. Construir el equipo desde la defensa es la premisa fundamental y los quintetos en cancha deben jugar con intensidad, buscando recuperar el balón y salir al contraataque. Para llevar a cabo su plan de juego la plantilla debe contar base fiable capaz de subir el balón y organizar el juego, al menos un hombre exterior con capacidad para anotar y generar sus propios tiros, sumar un hombre alto que pudiera abrir el campo y lanzar desde la línea de triples y completar su quinteto con un pívot rocoso, alguien capaz de aportar en el rebote en ambos aros e intimidar en defensa. Además de incluir jugadores de rotación solventes.

Cabanas, Castro y Amoke. Sacado de lavozdegalicia.es

Cabanas, Castro y Amoke. Sacado de lavozdegalicia.es

Con la llegada del nuevo míster comenzaron a llegar los nuevos fichajes. La seriedad mostrada por la entidad a lo hora de cumplir con sus obligaciones financieras con sus empleados fue el mejor aval a la hora de buscar a los jugadores más adecuados para el nuevo proyecto. Poco a poco fueron anunciándose las incorporaciones que debían cerrar el roster del equipo coruñés. Poco a poco fueron llegando: Oscar Herrero, Jesús Castro, Samuel Haanpää, Dominic Calegari, Mario Cabanas, Omodi Amoke y Sean Ogirri. Contado a los dos que continuaban (Hernández y Lucas), el club coruñés cerraba el mercado de fichajes con nueve jugadores más uno adjunto  con ficha del filial (Noguerol).

La plantilla parecía inamovible hasta que saltó la sorpresa. Dominic Calegari, el anhelado jugador alto capaz de jugar de cuatro abierto y abrir las defensas con su muy buen porcentaje en tiro de tres, desapareció. Dejó la ciudad herculina para aparecer unas horas después en Zaragoza. Al parecer el interés del CAI, club de la liga ACB, por hacerse con el jugador era importarte, querían ponerlo a prueba y decidir si incorporarlo al equipo. Mientras tanto el pívot italoamericano no había acordado su rescisión con el Básquet Coruña, por lo que no podía entrenarse con el equipo aragonés. La solución de esta historia más propia de una serie de ficción se cerró con un resultado aún más inesperado. Calegari terminó anunciando su retirada del baloncesto ante el asombro de todos los actores del conflicto, una solución tan inesperada como repentina que ponía en un problema al equipo presidido por Carlos Lamora. A pocas semanas de que empezara la competición el club necesitaba volver al mercado de fichajes para encontrar una pieza para ocupar el hueco en el juego interior.

DominicCalegari

La solución parecía estar en casa y rápidamente aparecieron los nombres de Sinanovic y Hernández-Sonseca. El primero, debido a que vive muy cerca de la ciudad coruñesa fuera de la temporada (en Oleiros), y el caso del segundo porque ya conocía al club y se entrenaba con su ex equipo mientras esperaba ofertas. Con el paso de los días no se concretó ninguna de las dos incorporaciones, por lo que la directiva tuvo que pensar en un plan B. A pocas semanas de comenzar el curso el tiempo apremiaba, hasta que desde la Bundesliga llegaba Jason Cain. Un cinco con experiencia en Europa muy buenos porcentajes en el tiro de dos puntos unidos a una notable capacidad para el rebote y la intimidación. No era el perfil de jugador que buscaba Tito Díaz pero sin duda el americano debía apuntalar con su calidad la línea interior de los coruñeses.

El club lograba así cerrar de una vez la plantilla para esta temporada. No fue hasta unas dos semanas antes del comienzo de la competición cuando el preparador lucense pudo entrenar por fin con todos sus jugadores ya que Cain acababa de firmar su contrato y Haanpää llegaba casi a la par tras realizar un buen papel en el Europeo de Eslovenia con la selección finlandesa.

“El club no pudo cerrar la plantilla hasta dos semanas antes del comienzo de la competición”

La competición arrancó en el mes de octubre con una ajustada derrota a domicilio, con canasta en el segundo final, contra el Peñas Huesca. La suerte iba a cambiar en el primer partido en el Palacio de los Deportes de Riazor, al imponerse al CB el Clavijo con una estelar actuación de Jesús Castro que le sirvió para lograr el MVP de la jornada. La buena racha continuó en el primer derbi gallego de la temporada, en el que el conjunto coruñés se imponía al Breogán de Lugo con una gran actuación de Amoke que le llevó al mejor quinteto de la jornada.

Tras comenzar su andadura en liga con dos victorias y una derrota los coruñeses no consiguen igualar su increíble arranque del curso pasado, pero las sensaciones partido tras partido han ido mejorando. Herrero y Hernández realizan a la perfección su trabajo en el puesto de base distribuyendo juego y anotando desde posiciones lejanas cuando es necesario. Jesús Castro aprovecha su experiencia en la categoría junto a su poderoso físico para dominar el juego exterior desde el puesto de escolta. Ogirri sigue siendo capaz de decidir un partido en los momentos calientes pero su falta de regularidad impiden que sea una referencia en el juego exterior. Haanpää muestra buenas maneras y mucha calidad pero aún nota su falta de adaptación a los esquemas de su nuevo equipo. En el juego interior Javi Lucas se muestra cumplidor en todos los enfrentamientos mientras Cabanas si bien rinde a buen nivel en defensa pero no acaba de destacar en ataque, Cain por su parte ha ido mejorando con el paso de las jornadas pero parece estar aún lejos de su mejor nivel. Aunque sin duda la sorpresa más positiva del comienzo de temporada ha sido el gran rendimiento de Amoke, una apuesta arriesgada del club de la que por el momento están dando grandes resultados, ya que el joven jugador está demostrando contar con un físico y una intensidad demoledoras que le hacen ser el mejor jugador del club en el arranque del curso junto a Castro.

“En Coruña se vuelve a soñar con disputar los play-offs”

A pesar de todas las dificultades vividas en el verano el Básquet Coruña parece haber comenzado a encontrar su ritmo en LEB Oro, su objetivo sigue siendo el de la salvación, pero la mejora que se comienza a vislumbrar en las primeras jornadas de la competición hacen que en Coruña se vuelve a soñar con disputar los play-offs de ascenso a la tan ansiada Liga Endesa.