Arte y Dalí van de la mano

No te empeñes en ser moderno. Por desgracia, hagas lo que hagas, es la única cosa que no podrás evitar ser”. Salvador Dalí.

Admiro y envidio a partes iguales a esas personas que han nacido para crear arte, muchas se esfuerzan durante toda su vida por conseguirlo, pero muy pocas llegan a la meta. Una de esas pocas y grandiosas personas es Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech, ejemplo por excelencia de creatividad, excentricidad y locura. A este hombre le tuvo que pasar algo parecido a Obélix cuando se cayó en la marmita del druida, solo que en esta ocasión el ingrediente “fuerza sobrehumana” lo habían cambiado por “genialidad sobrehumana”.

Las aportaciones de Dalí al mundo del arte son tan variopintas que ninguna de sus ramas ha quedado inmune. Una de ellas es al mundo de la moda, parcela que revolucionó y todavía revoluciona.

El propio artista era un icono de estilo. Su fondo de armario se componía de chalecos, camisas estrambóticas, pañuelos en el cuello, batas de colores vivos, gorros de lana y para los eventos más elegantes optaba por smoking con pajarita negra o blanca, todo ello acompañado de su inseparable bastón y su simbólico bigote. ¡Por algo llegó a ser elegido el hombre más elegante de Francia!

salvador-dali

localnomad.com

Pero en el mundo de la moda no todas sus ideas se materializaron, algunas, por desgracia, solo quedaron en forma de escritos y dibujos. Entre las que más me gustaron están:

– Los zapatos musicales de primavera: perfectos para aquellas personas cansadas de que su vida no tenga banda sonora.

– Los vestidos con falsos intercalados y rellenos anatómicos ficticios, destinados a excitar la imaginación erótica: ya no necesitarás ir a discotecas como Apolo para tener alguna oportunidad.

– Las gafas con espectrales lentes caleidoscópicas: muy recomendables para los tediosos viajes de vuelta al hogar los fines de semana.

Para los que no se conforman con soñar están las colaboraciones de Dalí “en carne y hueso”.

Durante los años 30, trabajó mano a mano con la enemiga de Coco Chanel: Elsa Schiaparelli, junto a la cual diseñó el “Vestido Langosta”, su célebre Sombrero-Zapato” y la “Chaqueta afrodisíaca”.

Schiaparelli-Shoe-hat-with-mannequin-1937

Schiaparelli “Sombrero-Zapato” justastylishblog.blogspot.com.es

En 1944, diseñó el cartel publicitario para la casa de medias Bryan Hosiery, publicado en Vogue.

9022443149_9111801fb4_z

flickr.com

Diseñó numerosos disfraces para bailes de máscaras, de los que era un habitual, como el polémico traje que llevó Gala en el Baile onírico que organizó en su honor Caresse Crosby en el Coq Rouge de Nueva York.

Pero el más me impactante probablemente fue el del Baile de Beistegui, en Venecia, en el que se citó toda la alta sociedad mundial, del que cuentan que fue tan fabuloso que se le denomina “Le Bal du siécle”, donde por supuesto Dalí no podía faltar, ni mucho menos dejar de destacar. Así fue como Gala y Dalí hicieron su aparición en el antiguo Palazzo de Labio disfrazados de gigantes de siete metros, realizados por Christian Dior, según diseño de Dalí.

Lamentablemente, Beistegui prohibió a los fotógrafos la entrada a palacio, con lo que nos tenemos que conformar con una acuarela para hacernos una idea de la estampa.

tumblrl6c92c8a041qaj933

dinastias.forogratis.es

Continuó sus andanzas por el mundo de la moda adentrándose en la joyería, creando una colección de joyas que mostraban su gran amor por el lujo, y de cuya confección se encargó el equipo del orfebre: Carlos AlemanyEntre ellas destacan el broche “Labios de Rubí” y “El Ojo del Tiempo”, que se pueden adquirir en la Fundación Gala-Salvador Dalí. Ideal para bodas y comuniones.

bc44ea751ca65867c93aede435bbb92b

elblogdekristinapogudina.com

Pero sin duda la joya más llamativa es el “Corazón Real”, os dejo un vídeo para que podáis apreciar sus latidos más de cerca.

http://www.youtube.com/watch?v=HmxxEoGDM_M

Durante la década de los 60, Dalí y Paco Rabanne realizaron varios trabajos juntos, que dieron lugar a una serie de imágenes de la mano del fotógrafo suizo Jean Clemmer, consideradas como la antesala de la revolución sexual.

Paco-Rabannedali

srtajara.com

“El Gran Masturbador” sigue siendo fuente de inspiración a día de hoy, diseñadores como Ágatha Ruiz De la Prada, Francis Montesinos o la marca Lancel le han querido rendir homenaje, a lo largo del siglo XXI, incorporando su trabajo a sus diseños, en un desafortunado desenlace.

daligramme-collection-by-lancel-L-23tqk1

dreamofafashionnight.blogspot.com.es

AgathaMilan

Ágatha Ruiz de la Prada
eluniversal.com.

montes10

Francis Montesinos
trendencias.com

En un mundo en el que todos seguimos las mismas modas y cada vez parece que deseamos más eliminar todo rastro de originalidad de nuestras vidas, Salvador Dalí fue una buena muestra de inconformismo y de grandes dosis de personalidad y talento. ¿Qué sería de la vida sin gente como él?