Doce medallas para España en Barcelona 2013

El Mundial de Natación celebrado en Barcelona comenzaba el día 19 de julio con una ceremonia inaugural convertida en un cuento sobre la importancia del agua en el mundo. Daba paso a dos semanas protagonizadas por saltos, sincronizada, waterpolo, pruebas en aguas abiertas y por esas finales de natación a media tarde que pusieron el punto final al campeonato. Se pudo disfrutar por primera vez en un Mundial de los saltos de gran altura, con el incomparable marco de la Ciudad Condal envolviendo las pruebas. Recorridos de hasta 25 kilómetros mostraron la dureza de las aguas abiertas y las finales de natación no tuvieron a Michael Phelps tirándose a la piscina. El waterpolo femenino llevó a España a lo más alto y la sincronizada consiguió desprenderse de los fantasmas del último año. Pero llegó el desenlace, y la élite de las diferentes disciplinas se despidió de todos.

Hoy toca echar la vista al medallero y hacer balance de los resultados. Estados Unidos y China encabezan la lista, lejos de las doce medallas del país anfitrión. Un oro, seis platas y cinco bronces aparecieron en el cuello de los deportistas españoles, quienes tenían la satisfacción del deber cumplido. El oro de las chicas del waterpolo permitió que, por única vez en esta edición, el himno nacional coronase a las ganadoras. Aquí pueden conocer los detalles de ese oro tan merecido. Y todavía hay once medallas más como excusa para seguir deleitándose.

Un oro, seis platas y cinco bronces aparecieron en el cuello de los deportistas españoles, quienes tenían la satisfacción del deber cumplido

El equipo español en la rutina técnica | ©EFE

Los primeros éxitos llegaron de la mano de la natación sincronizada. Dos pruebas individuales, dos de dúo y tres de equipo sumaban un total de siete oportunidades para subir al podio de uno de los deportes más vistosos de la competición. Y las chicas no defraudaron. Ona Carbonell tuvo el privilegio de inaugurar el medallero español con un bronce en el ejercicio técnico. No pudo superar la elegancia de la china Huang Xuechen ni a la rusa Svetlana Romashina, reina de la sincronizada actual. Ona decidió apostar por un mejor resultado en la rutina libre, la prueba que gracias a la música elegida le permitía destacar en uno de sus puntos fuertes: la expresividad. Pese a todo, no se colocó segunda. En el dúo, China se interpuso de nuevo en el camino español. Las gemelas Jiang forman una pareja perfectamente sincronizada y muy preparada, ya que China no participó en ninguna de las pruebas de equipo. Ona y su compañera Marga Crespí no estaban tan centradas en el dúo como China y las Svetlanas rusas. Así que la plata tampoco se dejó ver, y otras dos medallas de bronce se añadían al marcador.

¿Lograría España las tres platas en equipo por la ausencia de China? Es muy probable que, de haber estado presente, el equipo asiático se las hubiese arrebatado a las españolas. Aun así, España fue a por todas superando a equipos como Francia y Canadá, que sorprendieron gratamente arriesgando en el combo. Pudo además con una Ucrania que dio un golpe de efecto quedando tercera en las tres pruebas grupales. Siete medallas después de las dificultades que tuvo que superar el equipo dicen mucho de su profesionalidad, empeño y esfuerzo. La sincronizada española seguirá peleando por acercarse a esa perfección técnica que proporciona la gloria a Rusia, incluso sin innovar demasiado en el combinado.

Los cuatro metales restantes llevan el nombre de Melani Costa y Mireia Belmonte. Tras batir el récord de España en las semifinales de los 200 metros libres, la mallorquina Melani Costa no se ubicó entre las tres primeras en la final. Sí que nadó con las más rápidas en algunos instantes, lo que la acabó retrasando. Sería en los 400 metros libres cuando obtendría su recompensa con una plata. Compartió podio con la campeona del mundo Katie Ledecky, una de las sensaciones de la cita mundial.

Melani Costa posa como subcampeona del mundo al lado de Katie Ledecky y Lauren Boyle | ©Diario del Alto Aragón

Mireia Belmonte disputó seis pruebas individuales de las cuales tres tuvieron premio. El primer éxito llegó en los 200 metros estilos. La carrera no fue nada sencilla para la catalana. Nadó en cuarto lugar la mayor parte del tiempo, hasta que el crol le permitió escalar a la tercera posición. No se alejó en ningún momento de los primeros puestos en los 200 metros mariposa y en los 400 metros estilos, ganando dos medallas de plata. Se mantuvo muy cerca de la china Liu Zige en la prueba de mariposa, sin acusar el cansancio. Y batió su propio récord de España en los 400 metros estilos, situándolo en 4:31:21. Las nadadoras españolas dejaron su firma en Barcelona, donde destacan los seis oros de Missy Franklyn y los tres de Sun Yang. Tanto Mireia como Melani mantienen su buena racha. Pueden verlas estos días en la Copa del Mundo de Eindhoven, donde  siguen fulminando récords, venciéndose a sí mismas.

Mireia Belmonte al finalizar los 200 metros mariposa | ©Zoom News

El domingo pasado, Barcelona dijo adiós y las banderas de los países participantes desfilaron en la ceremonia de clausura. Las bandejas que llevaban las medallas quedaron vacías y los nervios dieron paso a las caras de felicidad. Los fuegos artificiales ya no iluminaron más el altar de los mejores. El Mundial había terminado.

Foto de portada: Mundo Deportivo