El despertar de la promesa del atletismo español

La situación del atletismo español es la peor de los últimos tiempos. La falta de resultados, especialmente los resultados en los grandes campeonatos, se hacen evidentes. El boom logrado durante los Juegos Olímpicos de Barcelona ha comenzado a desvanecerse, los enormes resultados de la época dorada del deporte español parecen no tener una continuidad entre los más jóvenes. Se habla mucho de que el deporte en este país vuelve a la situación de hace más de veinte años, pero en atletismo esto fenómeno es si cabe más acusado.

La marca necesaria para lograr el oro en salto de longitud durante los Juegos Olímpicos de 2012 y 2008 es inferior a la lograda por el español Eusebio Cáceres durante los Campeonatos de Europa sub-23

A pesar del panorama tan poco halagüeño que se presenta existen pequeños rayos de esperanza de cara al futuro. Este es el caso de Eusebio Cáceres. El saltador alicantino ha logrado poco a poco abrirse paso hasta la élite, pues su marca de 8,37 lograda hace unos días no hace más que demostrar que el “saltamontes de Onil” está capacitado para pelear con los mejores especialistas de la actualidad. Esto puede parecer exagerado a primera vista, pero no lo es ni mucho menos, ya que la marca necesaria para lograr el oro en los Juegos Olímpicos de 2012 y 2008 es inferior a la lograda por el español durante los Campeonatos de Europa sub-23 disputados durante la semana pasada.

Fonte: zimbio.com

Fonte: zimbio.com

A pesar de que sus marcas siempre han ido subiendo de forma constante desde que decidió ir reduciendo el volumen de entrenamiento en pruebas combinadas y centrarse cada vez más en el salto de longitud, es en las grandes citas donde el joven saltador consigue demostrar toda su calidad. Su progresión año tras año ha sido muy positiva, desde que logró su primer gran registro en el año 2009 cuando logró superar por primera vez la barrera de los ocho metros. Este pequeño paso quedó confirmado con creces al año siguiente durante la disputa del Europeo de Atletismo disputado en Barcelona. Con la presión de competir en casa y con las cámaras de televisión grabando cada uno de sus saltos Cáceres podía mostrar ser presa de los nervios y no rendir a su mejor nivel, pero todo esto solo sirvió para que el alicantino diera su mejor nivel, pues en la ronda de clasificación ya logró un salto capaz de sorprender tanto al público como a los comentaristas de Televisión Española.

Para todos los que estaban siguiendo el campeonato por la televisión —con imágenes de otras pruebas— resultaban sorprendentes los vítores del público y las expresiones de sorpresa de  los comentaristas. ¿El causante? Un salto de 8,27 que le daba el récord de Europa en categoría junior y ponía por las nubes sus opciones en la ronda final, ya que parecía que lo mejor estaba por llegar. Pero no fue así en la ronda final no fue capaz de superar los 7,93 que le dejaban en una meritoria octava posición dada su juventud, pero que sabía a poco tras la espectacular marca del día anterior.

Su debut en los Juegos Olímpicos de Londres también generaron una gran expectación, pero este tampoco fue su día. Sus 7,92 le dejaron en una discreta decimocuarta posición, pero el objetivo no era otro que coger experiencia de cara a la competición de Río 2016.

Aunque nadie sepa donde está su techo puede que este se encuentre en lo alto del pódium en una lejana ciudad brasileña

Su ciclo olímpico no ha podido comenzar mejor, ya que durante el Campeonato de Europa sub-23 ha vuelto a dejar claro que es alguien a tener muy en cuanto durante los próximos años. Un impresionante salto de 8,37, plusmarca en estos campeonatos superando por un centímetro a Yago Lamela, deja claro que su techo aún está por llegar. Su siguiente reto es la batir la mejor marca del recordman español situada en 8,56. Aunque nadie sepa donde está su techo puede que este se encuentre en lo alto del pódium en una lejana ciudad brasileña.

Foto de portada: zimbio.com