¿Qué ocurre con la Cooperación al Desarrollo?

Desde hace unos meses hemos ido viendo cómo se presentarían los Presupuestos Generales del Estado para el año 2013. Con una tendencia general a la baja en la inversión, en nuestro caso en la ayuda a la  Cooperación al Desarrollo, comienza un difícil año para su labor. Junto con el recorte estimado de un 46,7% del año pasado, el presente, de en torno a un 23,4%, suma una bajada considerable.

Las ONGs españolas y la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo han criticado fieramente que el Gobierno no cumpla el 0,7% de inversión del Producto Nacional Bruto en  Cooperación al Desarrollo. Este gasto fue  prometido por el PSOE en su último Gobierno y abalado por la Organización de las Naciones Unidas desde que así lo contempló en su 34 asamblea en el año 1980.  Para el próximo año se presenta un panorama todavía peor para la Cooperación Internacional.

Pensando en estos recortes, no nos extrañamos al ver el escepticismo que rodea los temas relacionados con la donación y la  ayuda a países pobres, en vista de algunos escándalos como los de la Fundación A Nuestros Enfermos Servimos Viendo A Dios, conocida como Anesvad, hace unos diez años por supuesta malversación de fondos. Al igual que Anesvad, Intervida, esta de carácter laico, fue sometida a juicio y perdió un gran número de sus socios.

Por desgracia, esa imagen que algunas ONGs han adquirido, es la que trasluce de las ONGs a toda la sociedad, como si todas fuesen del mismo tipo y cometiesen los mismos errores.

A pesar de ello, podemos ver en este informe del año 2005  que la valoración de la ciudadanía es, en general, positiva desde que comenzó el milenio, aunque ahora este cambiando como suele suceder en épocas de crisis, para o bien para mal, el tiempo lo dirá.

Portada del informe sobre la percepción/http://www.congde.org/

Portada del informe sobre la percepción/ www.Congde.org

Pero al margen de la percepción que los ciudadanos y las instituciones tienen de su labor, si las cosas siguen este cauce en términos de inversión, puede que para el 2015 no hayamos cumplido los Objetivos de Desarrollo del Milenio que las Naciones Unidas se habían propuesto.

Para algunos, este gasto es prescindible desde el momento en que es público y es confiado a organismos internacionales. Para otros, es una aberración que tal y como están las cosas en España gastemos dinero en ayudar al de fuera, cuando dentro estamos servidos. Frente a esto, las ONGDs consideran que la pobreza no es ”de aquí” o ”de allí” , sino mundial, como declara en este texto  IntermonOxfan.

Desde Compostimes, intentaremos que algunas organizaciones no gubernamentales nos den su visión de todo esto, que tengan la posibilidad de responder a las críticas, unirse a ellas si por lo que fuese así lo deseasen, y conocer en general un poco cómo son las cosas desde dentro de las organizaciones.

En próximos artículos conoceremos la opinión de  personas que trabajan en ONGs.