El mundo de Leland

Cruel pero muy tierna por momentos; conmovedora sin dejar de caer en tópicos ya muy manidos; ficticia y a la par muy auténtica. Son algunos de los adjetivos con los que podría definirse este film dirigido por Mathew Ryan Hoge.

“El mundo de Leland” se centra en la historia de un adolescente de 16 años rechazado por un padre egoísta centrado en su faceta de escritor de éxito, encarnado por el conocido Kevin Spacey. Protagonizado por el actor Ryan Gosling ( “El diario de Noa”, “Drive”) que, aparte de tener una personalidad especial para muchos, tiene una filosofía y una de visión de la vida muy peculiares,comparable en cierta medida con la del personaje de Donnie Darko creado por Richard Kelly. Hablando del protagonista, hay que destacar la gran actuación que realiza Gosling, alejándose de los papeles típicos a los que nos tenía acostumbrados, logra meterse totalmente en la piel de un personaje de complicada interpretación.

La película comienza cuando Leland asesina brutalmente al hermano de su ex novia, Becky Polard (Jena Malone), que padecía de autismo. A raíz de este hecho se irán describiendo las consecuencias que esto ha desentrañado, y las causas que llevaron a Leland a cometer semejante acto, motivos que se convertirán en el eje central de la película. En esta narración, un tanto lenta e incoherente por momentos, posiblemente causada por los innumerables flash-backs que hacen que se tarde en captar el espacio y en el tiempo en el que se desarrolla la trama, se puede apreciar un buen trabajo técnico y una dirección muy personal e inteligente.

www.cineandgame.com

www.cineandgame.com

Si hay algo dentro del guión que resulta altamente prescindible, son algunos de los diálogos entre Leland y Becky, cayendo una y otra vez en tópicos de película para adolescentes que poco tiene que ver con el fin que persigue esta historia, pues a través de lo que comienza como un suceso de telediario se intenta profundizar en temas tan complejos como la lucha entre la ley y la moral, pasando por otros como la drogadicción o el desamor, queriendo mostrar al mismo tiempo como la acción de una sola persona puede provocar que otras ocho se replanteen su vida.

Película que por la actuación de sus personajes, el trasfondo de su historia, o la originalidad de su montaje podría haber alcanzado grandes reconocimientos, se ha quedado a medio camino, entre el anonimato y los halagos de aquellos que disfrutan del cine independiente.