Los Deltonos, hablando de lo tuyo

Si James Cameron hiciera una película sobre Los Deltonos es muy probable que Hendrik Röver fuera un androide enviado desde el futuro con el único fin de recordarnos el sabor y el olor al rock n roll. Su técnica y ejecución sobre el mástil de la guitarra es maquiavélica, casi hipnótica. Si me dijeran que vendió su alma al diablo en un cruce de caminos como en la película Crossroads de Walter Hill, tendría que sentarme, callar y aceptarlo.

IMG_9758

© Charlie Peartree

Los Deltonos descargaron su repertorio la pasada noche en la Zona C (sala de exposiciones culturales acondicionada para la ocasión). El propio Hendrik comentaba “Se nota que no estamos en un bar”. Un extraño silencio pululaba por el aire, insólito en un concierto de esta clase. Se fue rompiendo a medida que las canciones se sucedían.

La banda anda presentando su último trabajo, “Saluda al Campeón” un EP de seis canciones donde muestran la buena forma del grupo, fruto de su larga carrera y su saber hacer en la carretera. Melancolía, blues y sencillez.

IMG_9376

© Charlie Peartree

Presentaciones a parte, el set list hizo un repaso a toda su discografía. Canciones de “La caja de los truenos”, “GT” o “Los Deltonos ríen mejor” retumbaron en las cuatro paredes del recinto mientras la lluvia anegaba la capital. “Feliz”, “¿Por qué voy a tratarte bien?”, “Gasolina” sonaron eléctricas y motivadoras para un público que parecía algo cortado y cohibido (¿quizás por el lugar?) pero que poco a poco entraron en el baile rock ‘n’ roll que la banda provoca, casi inconscientemente, en nuestro cuerpo.

Siendo Hendrik Röver la cara más visible del grupo, no podemos caer en el menosprecio hacia el resto de músicos. Pablo_Z, bajista, es absoluto nervio y groovie sobre la tarima. Contundente y preciso como pocos, ejemplo de que el virtuosismo musical no consiste sólo en tocar feroces y complicadas líneas de bajo. Debe ser un seguro de vida tener a alguien así en una formación. Iñaki García, baterista, se muestra solvente y pesado; un absoluto metrónomo e inconfundible creador del ritmo. Iñaki crea junto al anteriormente Pablo una de las bases compacta, envidiable, auténtico colchón sonoro. De Fernando Macaya, guitarra y coros, poco se puede decir. Podríamos usar términos como maestría, o genialidad… Me decanto por su simbiosis con Hendrik, y la perfecta unión de guitarras que han creado ambos, donde cada nota confiere un significado a la canción, nada queda al azar o al relleno.

© Charlie Peartree

© Charlie Peartree

Dos bises reclamados por la sala y unos Deltonos que finiquitan el bolo. Poco se puede añadir o decir de un concierto de Los Deltonos (o quizás haya demasiadas cosas que contar). Fuera como fuese, el ciclo Compostela Rock sigue trayendo a algunos de los mejores artistas de este país. Este era una cita obligada para los amantes del rock más clásico o el blues mas americano cargado de slide.

Aquí les dejo un video con la canción (acaba de comenzar) “Brindemos” y la típica galería de fotos. Gracias a Los Deltonos por seguir ofreciendo música de esta calidad, no es fácil.