Evgenia Kanaeva: el tapiz dice adiós a su reina

Camina firme, como de costumbre. La mirada fija en la esquina derecha del tapiz para colocar ahí el aparato elegido, una cinta rosa y verde. Manos hacia arriba, mirada baja y primeros acordes de “Fantasie Impromptu Nº 66″ de Chopin. Espirales y movimientos en zigzag combinados con saltos. Concentración máxima y búsqueda de perfección. Ovación continua del público. Última nota de Chopin. Puntuación total: 116,900. De nuevo, Evgenia Kanaeva, campeona olímpica.

Ha llegado el momento, antes de lo que muchos esperaban. Se retira de la alta competición la gimnasta siberiana Evgenia Kanaeva. Con sólo veintidós años prefiere alejarse del gran nivel de exigencia que requiere la gimnasia rítmica. Nos deja numerosos éxitos repartidos en trece títulos europeos y diecisiete campeonatos del mundo, así como en los JJ.OO. de Pekín 2008 y de Londres 2012. Grandes nombres como son Alexandra Tymoshenko, Alina Kabaeva y Anna Bessonova estuvieron en dos podios olímpicos, pero sólo la inigualable Evgenia tiene dos medallas de oro olímpicas a nivel individual en la historia de la rítmica. Ahora, su talento quedará reservado para la vicepresidencia de la Federación Rusa de Gimnasia, donde ayudará en la formación de las jóvenes promesas del deporte.

Fuente: La Información.com

La primera vez que pudimos disfrutar de ella a nivel profesional fue cuanto tenía diecisiete años en el Campeonato de Europa de Bakú (2007), donde los complicados movimientos que se atrevió a realizar la llevaron a conseguir el oro en la final de cinta, en un momento en el que la estrella de la gimnasia era su compatriota Alina Kabaeva. Sus elecciones a la hora de configurar sus ejercicios siempre han seguido esa tónica habitual, nunca tuvo la sencillez por bandera. De hecho, las ansias de mejora que tenía ya de pequeña la llevaban a repetir ante su abuela lo aprendido en el entrenamiento. A partir de ahí, se podría elogiar cada uno de los títulos merecidamente ganados por la rusa, aunque quizás resulte más entretenido recordar sus grandes actuaciones. Dos de ellas las encontramos en los JJOO de Pekín 2008.  Allí, obtuvo la máxima puntuación en las actuaciones realizadas con aro y con pelota. Este último elemento, la pelota, es una de los que mejor maneja Kanaeva, realizando espectaculares contorsiones. Aunque no se queda atrás con otros elementos menos conocidos, como las mazas.

Pocas gimnastas han conseguido deslumbrar como ella. La ayudan las siempre adecuadas elecciones musicales que complementan sus ejercicios, así como el cuidado vestuario. Pero, por encima de todo, la ayudan su profesionalidad y su frialdad a la hora de competir. Frialdad, en el buen sentido, porque Kanaeva parece competir con nervios de acero y sus fallos en pista se pueden contar con los dedos de una mano. Incluso, cuando falla, está por encima del nivel del resto de gimnastas. En la ronda clasificatoria de los últimos Juegos se le escapó el aro dos veces acabando la fase por debajo de su puntuación y nivel habitual, aun así, consiguió superar a sus rivales para proclamarse campeona. Sí, rivales. Evgenia tiene rivales que, pese a no encandilar como ella, demuestran que la gimnasia no se va a quedar coja. Todo apunta a que la candidata para sustituir a Kanaeva en el podio de la gimnasia mundial es la también rusa Daria Dmitrieva, medalla de plata en Londres 2012. Allí realizó un concurso individual muy completo, en el que deslumbró su perfecto desempeño con la cinta.

Fuente: Pasión y Arte

Fuente: Pasión y Arte

Siempre quedarán en el recuerdo los grandes momentos de Evgenia Kanaeva, acompañados de las fantásticas narraciones de la veterana periodista Paloma Del Río. Siempre podremos revivir la virtuosidad de Zhenya, como conocen sus allegados a la rusa. Almudena Cid dibujó en los JJ.OO. de Pekín un corazón en el tapiz, Evgenia le puso la corona.