Mario Conde, esclavo de sus pasiones